5 claves para mejorar las defensas en invierno ar
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Invierno es una temporada muy exigente para nuestras fuerzas inmunes. Temperaturas más bajas, los virus y resfriados por todos los lados. Pero esto no significa que deberíamos conformarnos con lo que hay y dejar nuestras defensas en las manos de la suerte

¿Qué podemos hacer? ¡Bastante! Te dejamos las…

5 claves para pasar el invierno sin enfermarse – aumenta tus defensas

  1. Lo básico: una dieta equilibrada

Tanto en invierno, como durante cada otro periodo del año, la base de nuestra salud, fuerza y en general óptimo funcionamiento de nuestro organismo está en una dieta equilibrada, rica en sales minerales, vitaminas y otras sustancias activas presentes en alimentos naturales.

En tu dieta no pueden faltar vegetales. Elabora tus platos a base de ellos. Hortalizas crudas, cocidas al vapor, en forma de guisos aromáticos o asadas sin aceite serán una elección perfecta. Acompáñalos de las especias antiinflamatorias tales como: la cúrcuma, la canela, la pimienta cayena o el jengibre. Tienen unos poderes extraordinarios.

El aceite de oliva extra virgen siempre añádelo a tus platos en crudo. Y no te olvides de calidad: ¡de primera presión en frío!

  1. Acuérdate del omega 3

Los omega 3 mejoran el funcionamiento de nuestro sistema inmune. Para tener un aporte adecuado consume pescado azul (el más valioso es el pescado de tamaño pequeño, como por ejemplo: la sardina, el jurel, la caballa, el boquerón, la anchoa, el arenque o el salmonete) – mínimo 3 veces a la semana.
Si eres vegano / vegetariano añade a tu dieta las algas, semillas de lino, de chía y de cáñamo o valora comprar un buen suplemento.

  1. Añade los probióticos a tu vida

Los probióticos son unas bacterias vivas presentes, entre otros, en algunos alimentos, que pueden colaborar con las bacterias comensales (las ¨buenas¨) que viven en nuestro cuerpo, mejorando el funcionamiento intestinal y las defensas naturales. entre ellos: que pueden actuar conjuntamente con las bacterias que se encuentran en nuestro organismo, mejorando el funcionamiento intestinal y nuestro sistema inmunológico.

¿Dónde encontramos los probióticos naturales?

  • en los productos encurtidos como pepinillos o aceitunas (¡ARTESANALES! Encurtidos con vinagre y potenciadores de sabor no contienen bacterias probióticas vivas)
  • en otras verduras fermentadas (como por ejemplo kimchi o chucrut)
  • en kefir/yogurt (¡siempre naturales! Sin edulcorantes, sin azucares, etc.) – preferiblemente de leche cruda
  • en varios importados del mundo occidental: pasta miso, natto/tempeh, microalgas (espirulina, chorella, las algas azules y verdes), kombucha.
  1. Evita los alimentos proinflamatorios

Para disfrutar de funcionamiento óptimo de nuestro cuerpo no podemos olvidar de este paso. ¿Cuáles son los alimentos proinflamatorios? Sobre todo la comida procesada, los fritos, la bollería industrial, los dulces, los aceites industriales (de girasol, de maíz, etc.), los carbohidratos refinados. Este tipo de alimentos empeora el funcionamiento de nuestro organismo, quitando nuestras fuerzas vitales.

  1. Y para rematar…¡no te olvides de las vitaminas!

¿Cuáles son las vitaminas y sales minerales absolutamente imprescindibles para el buen rendimiento de nuestras defensas naturales?

  • La vitamina C. ¿Cúales son sus mejores fuentes? El brócoli, los cítricos, el perejil, el tomate, el kiwi, la grosella negra y el pimiento rojo.
  • La vitamina D. ¿Cómo asegurar sus niveles equilibrados? Obviamente no podemos olvidar de la exposición al sol. Cuando no podemos aprovechar de las horas de sol, debemos aumentar nuestro consumo de las setas, los huevos y el pescado azul.
  • La vitamina E. ¿Dónde la encontramos? Sobre todo en las nueces, las semillas, la yema y los granos enteros.
  • El selenio. La sal mineral muy importante para nuestro sistema inmune. ¿y sus fuentes alimenticias? Las nueces de Brasil, el atún, el pollo, el brócoli, el ajo.
  • El zinc. Otro ¨must have¨ de la dieta para unas buenas defensas naturales. Entre las mejores fuentes encontramos las ostras (las reinas del zinc!) y el marisco.

Como veis, el invierno no tiene porque significar ponernos malos o tener gripe. Cuidando nuestra alimentación podemos hacer bastante para disfrutar de los días más frescos sin enfermarnos.

Ángela Rueda
Ángela Rueda
Hablar de medicina estética en Valencia es hablar de Ángela Rueda. Más de 35 años dedicada al sector en todas sus facetas, apasionada de la belleza, buscadora incansable de nuevos métodos que le permitan ampliar la visión de la belleza y el mundo. Pionera en entender la belleza como algo integral y holístico.

Comparte este artículo con tus amigos o familiares

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
DMCA.com Protection Status

Deja un comentario