dieta de la proteina
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Las dietas de proteína últimamente se han puesto muy de moda. ¿Porqué? ¿En qué consisten? Te aclaramos sus beneficios, inconvenientes y riesgos.

Las dietas hiperproteicas son conocidas no desde hoy. Dieta de Dukan, de Atkins, South Beach, algunas versiones de la Dieta Paleolítica, etc. son solo unos ejemplos ampliamente probados e utilizados a lo largo de los últimos años.

¿En qué se basan estas dietas proteicas?

El componente esencial de estas dietas son los productos proteicos. ¿Cuáles son? Sobre todo: huevo, pescado, marisco, carne magra, lácteos bajos en grasa, tofu. Estos alimentos se acompañan básicamente por verdura, evitando los hidratos de carbono tales como: pan, pasta, arroz, patata, etc. y limitando la fruta por su alto contenido en fructosa.

¿Por qué las dietas a base de proteína son tan populares?

Hay varios factores que hablan a favor de las dietas ricas en proteínas.

Está claro que para digerir y metabolizar la proteína se gasta mucha más energía que para digerir y metabolizar las grasas o los hidratos de carbono.

También se conoce el rol que juegan las proteínas en la construcción de masa magra del cuerpo (es decir: de los músculos) – el objetivo que la mayoría de gente quiere alcanzar. Además, sabemos que al tener el porcentaje de masa muscular más alto, nuestro metabolismo se convierte en uno más rápido y más eficaz, con lo cual, solo por nuestra composición corporal quemamos más calorías a lo largo del día.

Las proteínas también suelen saciar más que los hidratos de carbono, lo que nos ayuda a mantener el hambre a raya tras pasar las horas y por tanto a consumir menos calorías durante el día.

¿Hay algún inconveniente?

Si. Desgraciadamente se habla muy poco de los inconvenientes y riesgos de este tipo de dietas. La gente, al buscar los efectos rápidos, muchas veces olvida del lado oscuro de dietas cargadas de proteínas.

El inconveniente principal es la sobrecarga de los riñones y del hígado. ¿Por qué pasa esto? Los productos del metabolismo de las proteínas se eliminan principalmente por los riñones. El hígado por otra parte es el órgano responsable por los procesos más importantes de desintoxicación del cuerpo. Lógicamente, si consumimos demasiados alimentos proteicos, nuestros riñones y nuestro hígado tienen que trabajar más. Como consecuencia están sobrecargados. Además, muchas veces, al esforzar los riñones demasiado, no podemos filtrar con suficiente eficiencia y tiene lugar la formación de los cálculos renales.

Entre otros inconvenientes hay que mencionar que el consumo elevado de proteínas provoca las subidas en los niveles de ácido úrico – la causa de los ataques de gota, normalmente muy dolorosas.

Consumir mucha proteína sin cuidar el consumo adecuado de fibra natural (la que proviene de los alimentos naturales como la fruta, la verdura o granos enteros) y líquidos (sobre todo el agua) puede llevarnos también (o agravar) a los problemas con gases, inflamación abdominal o estreñimiento, unas condiciones bastante comunes hoy el día.

El consumo alto de las proteínas de origen animal también provoca una perdida de calcio y dificulta la absorción de este mineral, lo que puede aumentar el riesgo de osteoporosis o disminución de la densidad ósea y un mayor riesgo de fractura de los huesos.

Concluyendo: las dietas de proteína no son recomendables para las personas que sufren problemas de riñones, hígado, gota o ácido úrico elevado.

¿Qué tenemos que tener en cuenta?

Asegurar un aporte adecuado de las proteínas en la dieta es la clave para el bienestar y funcionamiento adecuado del organismo. Sin embargo, no deberíamos volvernos locos por la proteína olvidando otros nutrientes, porque su consumo elevado esta conectado con varios problemas con la salud.

Ángela Rueda
Ángela Rueda
Hablar de medicina estética en Valencia es hablar de Ángela Rueda. Más de 35 años dedicada al sector en todas sus facetas, apasionada de la belleza, buscadora incansable de nuevos métodos que le permitan ampliar la visión de la belleza y el mundo. Pionera en entender la belleza como algo integral y holístico.

Comparte este artículo con tus amigos o familiares

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja un comentario