Prepara tu piel para las primeras exposiciones solares
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Acabamos de estrenar cambio de estación y, además de disfrutar de más horas de luz, comenzaremos a estar más expuestos a la radiación solar. Aprovechamos para realizar más actividades al aire libre: campo, playa, deporte... y nuestra piel necesita adaptarse a esos cambios.

PROTECCIÓN- ALIMENTACIÓN- NUTRICOSMÉTICA

3 pilares para la salud de la piel y el antienvejecimiento

¿Quieres saber cómo preparar tu cuerpo y tu piel para obtener los mayores beneficios del sol, sin sufrir sus efectos nocivos respecto al fotoenvejecimiento?

Para prepararnos correctamente para el cambio de estación y que nuestro organismo tenga herramientas para no favorecer el envejecimiento prematuro nos fundamentamos en 3 pilares básicos.

La protección solar con la correcta composición y elección de los protectores solares.

La alimentación, rica en ingredientes naturales, frescos y que son los aliados del antienvejecimiento.

Debemos dejar muy claro que cuando te hablamos de piel nos referimos tanto a facial como corporal, y sin olvidar que la piel es el mayor órgano que tenemos, está vivo y necesita cuidados.

SOL: ¿A FAVOR O EN CONTRA?

Exponerse al sol, no evitarlo. Sí, parece que esta afirmación va en contra de todo lo que solemos recomendar, pero debemos tener en cuenta que no puede existir la vida sin sol, y lo que debemos hacer es aprovechar lo mejor de la luz y del sol para nuestra piel y nuestro organismo. Esto no es incompatible con realizar la exposición al sol de manera coherente y con precaución.

ALTA PROTECCIÓN: ¿SÍ O NO?

Lo primero que hemos de tener en cuenta es que, en lugar de sobreproteger a la piel frente al sol, hemos de procurar su adaptación.

Es necesario dejar a la piel exponerse a la dosis justa de luz solar para crear la síntesis de melanina que no debemos olvidar que es la mejor protección de la piel frente al sol, de manera natural.

Las pantallas de alta protección limitan demasiado esta protección natural. El bronceado es la mejor protección natural que tiene la piel frente a las quemaduras solares y el estrés oxidativo o fotoenvejecimiento. La acción de la radiación UV genera la síntesis de melanina y acelera el ascenso a capas superiores de la piel. Esto supone que el bronceado es recomendable, pero con todas las medidas de seguridad y protección necesarias.

PIELES REACTIVAS: ¿QUÉ HACER?

Después de la afirmación anterior te preguntarás «¿y qué ocurre con las pieles hiperreactivas?».

Lo que debemos saber es que las diferencias entre las pieles no ha de ser una fatalidad para las pieles que reaccionan al sol de manera negativa. Actualmente, en el mercado existen firmas cosméticas con una alta especialización en productos solares y que permiten a las pieles reactivas o alérgicas al sol exponerse de manera cuidada y efectiva al sol, se puede conseguir un bronceado seguro y sin reacciones.

¿BRONCEADO ES IGUAL A ENVEJECIMIENTO?

La exposición solar es beneficiosa para el organismo y para la piel, pero también es favorecedora de daños celulares. Para minimizar esos daños, nuestras células tienen un sistema de autodefensa contra el exceso de radicales libres y daños en el ADN.

Si hay un exceso de exposición solar y sin la protección adecuada, estas defensas naturales se colapsan con lo cual necesitamos utilizar productos cosméticos con tecnología celular eficaz contra el fotoenvejecimiento.

La pregunta clave es ¿qué producto cosmético hemos de utilizar? Y aquí entra de lleno el conocido SPF o factor de protección. El SPF da información sobre el nivel de protección UVB que es el responsable de la quemadura solar, pero no sobre la capacidad del producto de luchar contra el envejecimiento de la piel o de preservar su juventud.

Este tema es de máximo interés y lo desarrollaremos con  mayor profundidad en un post próximamente.

NUTRICOSMÉTICA PARA FORTALECER NUESTRAS DEFENSAS EN EL CAMBIO DE ESTACIÓN

En otros post anteriores hemos hablado profundamente de los beneficios de la nutricosmética. En los cambios de estación y, principalmente cuando estamos hablando de momentos donde nos vamos a exponer al sol de manera más prolongada, necesitamos más armas para cuidarnos y aquí entra de lleno la nutricosmética.

Cuando nuestros horarios, ritmo de trabajo y vida nos impiden llevar una alimentación ordenada y bien estructurada, la nutricosmética nos ayudará a cuidarnos por fuera y por dentro.

¿Para qué sirve la nutricosmética? ¡La respuesta es muy sencilla! Para combatir los efectos de los agentes externos y del paso del tiempo. Todos nuestros tratamientos podrán mejorar tu apariencia y el estado de la piel de tu rostro y cuerpo, pero el complemento de la nutricosmética tanto facial como corporal nos ayuda a la regeneración celular, el cuidado y protección de la piel. Nos aporta los nutrientes necesarios para combatir el fotoenvejecimiento, las mancha solares, la flacidez, etc.

Trabajamos con la mejor firma de nutricosmética por la calidad de sus productos y por sus planes personalizados que tienen como objetivo incidir en las necesidades particulares de cada caso. Por ello hay planes detox, planes para flacidez, planes para manchas solares, etc.

La principal causa del cáncer de piel son los rayos ultravioleta porque generan radicales libres que causan estragos en la piel. Y no hay mejor escudo interno que incluir en tu dieta alimentos ricos en antioxidantes para prevenirlo.

LO QUE COMES, UN ESCODO CONTRA EL SOL

Es una obviedad que cuidarnos es básico durante todo el año, tanto por salud como por cuidado estético. Pero en los cambios de estación hemos de adaptar nuestra alimentación a las necesidades cambiantes de nuestra piel y organismo.

En la época en la que entramos, con una mayor exposición al sol y al aire libre, una piel protegida es sinónimo de salud. Uno de los pilares clave para conseguir esta defensa frente al sol es la alimentación.

Piensa que tu piel con el tiempo pierde la capacidad de retener agua y las glándulas sebáceas segregan menos sebo. Esto, junto a la mayor exposición al sol,  favorece que la tendencia de tu piel a resecarse sea mayor, con lo cual es básico un mayor aporte de hidratación, de ingesta de agua y de alimentos ricos en agua como frutas y verduras.

Los caldos, los zumos naturales (no envasados) son otra excelente  manera de aportar el agua que tu piel necesita.

ANTIOXIDANTES PARA LA PIEL

Aportar a tu piel una dosis extra de antioxidantes será una gran ayuda y notarás enseguida los resultados beneficiosos en tu piel.

Alimentos ricos en antioxidantes son:

BETACAROTENO

Además de su acción antioxidante, es imprescindible para la renovación celular de piel y mucosas, ayudando a mantener tu salud.

Las hortalizas y frutas de color anaranjado son las más ricas en esta sustancia (zanahorias, calabaza, mango, melocotón…) y también se encuentran  en verduras de hoja verde.

VITAMINA C

Mantiene la piel tersa y reafirmada gracias a que activa la producción de colágeno. Consumir las frutas y verduras que más vitamina C tienen, siempre en crudo, te asegura un buen aporte de esta imprescindible vitamina.

No solo las naranjas contienen esta vitamina, el brócoli, kiwi, fresas, pimiento… son frutas y verduras de gran contenido en vitamina C.

VITAMINA E

Ayuda a prevenir las manchas en la piel, tan habituales cuando nos exponemos de manera inadecuada al sol. El AOVE, los frutos secos o el aguacate tienen alto contenido en vitamina E.

VITAMINAS DEL GRUPO B

No pueden faltar para que la piel se regenere de manera correcta y no pierda tersura.

Las carnes (mejor las blancas como pollo o pavo) son las mejores fuentes. Pero también las encuentras en vegetales de hoja verde, huevos, legumbres, o en la levadura de cerveza.

IMPRESCINDIBLES EN TUS RECETAS

Los antioxidantes no son las únicas sustancias esenciales para tu piel.

  • Proteínas. Forman el principal componente del tejido conjuntivo cutáneo. Come la cantidad justa para evitar la flacidez.
  • Minerales. Para mantener la salud dérmica toma alimentos ricos en selenio, zinc y hierro. Los frutos secos y el pescado son una fantástica fuente de minerales.
  • Grasas insaturadas. Aceite de oliva y nueces protegen las células cutáneas del envejecimiento precoz.
  • Los llamados elixires de juventud. El licopeno de la sandía y el tomate, las catequinas de té verde, el ácido elágico de la granada o las antocianinas de los frutos rojos son potentes antioxidantes que no deben faltar en tus comidas

En definitiva y a modo de resumen, el cambio estacional necesita de un cambio de nuestros hábitos alimenticios, nuestra rutina de belleza, nuestra actividad diaria, horas de sueño, adaptación a los días más largos, los suplementos nutricionales. Lejos de ser un quebradero de cabeza, es algo que debemos realizar de manera natural, pausada y progresiva. Al fin y al cabo, se trata de encontrarnos bien en todos los momentos del año acorde a sus diferencias particulares.

Ángela Rueda
Ángela Rueda
Hablar de medicina estética en Valencia es hablar de Ángela Rueda. Más de 35 años dedicada al sector en todas sus facetas, apasionada de la belleza, buscadora incansable de nuevos métodos que le permitan ampliar la visión de la belleza y el mundo. Pionera en entender la belleza como algo integral y holístico.

Comparte este artículo con tus amigos o familiares

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
DMCA.com Protection Status

Deja un comentario

Abrir chat