Todo sobre el acne causas tipos en adultos
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Hablar de acné inevitablemente nos lleva a recordar nuestra etapa de adolescentes. Todos en mayor o menor medida hemos sufrido la aparición del acné en cuanto entramos en nuestra pubertad. Pero el acné no tiene edad y cada vez son más habituales las consultas para solucionar problemas con el acné en adultos, a partir de 25 años.

El acné es un problema molesto que afecta no solo a la belleza de la piel, sino también puede dejar secuelas en la autoestima, la seguridad y la confianza de quien lo padece. Te vamos a explicar que es el acné, sus causas y su tratamiento más recomendable en el caso del acné adulto.

¿ Qué es el acné?

Básicamente es una enfermedad que afecta a las glándulas sebáceas de la piel. Este tipo de glándulas son las encargadas de transportar las células de piel muerta a la superficie a través del folículo cuyo final es un poro. Cuando el sebo se produce en exceso se tapona el folículo, proliferan las bacterias y se produce el grano o lesión cutánea.

Causas del acné

Principalmente se produce por cambios hormonales, de ahí que en la pubertad y adolescencia es cuando aparece con mayor frecuencia e intensidad.

Pero existen otros factores que pueden favorecer la aparición del acné, factores hereditarios, algún tipo de fármaco como la píldora anticonceptiva, la utilización de maquillajes compactos o con exceso de grasa o la utilización incorrecta de productos de higiene.

Tipos de acné

Existen varios tipos de acné y se clasifican según su gravedad.

  • Leve: el más habitual, presenta menos inflamación y sobre todo se manifiesta en comedones.
  • Grave: acné papulopustular , con la presencia de pústulas, pápulas y comedones con inflamación.
  • Muy grave: el acné nodular, es el más complicado ya que se cronifica y puede producir marcas que permanezcan toda la vida.

El acné en adultos: causas

El acné en adultos presenta múltiples causas:

  • Cambios hormonales, estrés, utilización de productos cosméticos inadecuados, condiciones de trabajo, ambientales, exceso de sol… muchos y variados son los motivos que pueden desencadenar esta patología dérmica. El mayor grupo de población adulta afectado es femenino ya que los hombres no están tan afectados a los cambios hormonales.

Según los datos de la Academia Española de Dermatología el 12% de las mujeres y el 3% de los hombres padecen lo que se denomina acné tardío. El acné tardío es aquel que parecen más allá de los 25 años. Cuando ya no toca y cuando la típica frase de “son cosas de la edad” ya no tienen sentido.

Tipos de acné en adultos

Dentro del acné adulto o post-adolescente podemos distinguir dos tipos:

  • El persistente que es el más común y es básicamente una continuación del iniciado en la adolescencia.
  • El acné de comienzo tardío que es el que aparece a partir de los 25 y en personas que nunca lo han padecido en la adolescencia.

Por eso es fundamental realizar un buen diagnóstico de la patología

Diferencias entre acné adolescente y acné en adultos

El acné en adultos tiene diferencias notables con el acné adolescente.

  • Mientras que en la pubertad afecta a la zona T del rostro ( frente y nariz) en adultos suele manifestarse en la zona U del rostro, la zona de mejillas y barbilla.
  • Las lesiones en pubertad suelen ser más del tipo comedones o granos sebáceos. En adultos el acné suele manifestarse más en lesiones de tipo inflamatorio.
  • Mientras que en la adolescencia su incidencia es igual en hombres que mujeres en la edad adulta suele ser más habitual en mujeres ya que pueden sufrir cambios hormonales más frecuentemente a lo largo de su vida.

Factores que favorecen la aparición del acné adulto

Es habitual que las mujeres sufran algunas alteraciones hormonales y aparezcan granos puntuales. Lo que ya no es tan habitual es que el acné sea continuado cuando eres adulto y algunos de los factores que pueden favorecerlo son:

  • Malos hábitos alimenticios, como la ingesta excesiva de grasas, productos precocinados, alcohol y tabaco.
  • Estrés y ansiedad, el ritmo de vida acelerado nos afecta directamente en la salud y la piel es el reflejo de nuestro estado físico y anímico.
  • No mantener una correcta higiene, es importante limpiar el rostro a diario con productos adecuados y recomendados por tu técnico estético. La piel necesita respirar todos los días.
  • Medicamentos como corticoides  pueden favorecer la aparición de acné.
  • Alteraciones hormonales. En el caso de los hombres suele ser por exceso de andrógenos y en las mujeres por embarazos, menopausia, etc.

Tratamiento contra el acné

¿Tocar o no? Sí, pero siempre con manos profesionales

Lo principal es no manipular las lesiones ya que podemos extender la infección a otras partes del rostro no afectadas. Además podemos dejar marcas en la piel que no se puedan eliminar en el futuro.

Lo ideal es acudir a especialistas en la piel y seguir sus pautas y recomendaciones tanto en tratamientos realizados en el centro como con los productos domiciliarios recomendados.

Siempre debemos elegir técnicos que tengan una adecuada formación en el campo de la estética y en concreto del tratamiento del acné.

En Angela Rueda somos especialistas en realizar limpiezas antiacnéicas ( T.C.A) de la mano de la mejor firma para el control del acné y la regeneración de pieles post-acnéicas, Lamdors Global System.

Después de un diagnóstico personalizado procederemos a pautar número de sesiones y periodicidad de las mismas.

Las soluciones son varias y combinadas entre sí son mucho más efectivas.

Tratamiento en el centro

  • Tratamientos en cabina específicos para el Control del Acné.  ( T.C .A Tratamiento Control del Acné) con el objetivo de bajar la infamación, regular el exceso de grasa y controlar la proliferación de bacterias.
  • Tratamientos físicos como exfoliaciones, peeling, etc
  • Fototerapia con LED’s. Estos tratamientos mejoran el aspecto de la piel dañada y ayudan a que no se reproduzca el problema. el uso de Máscara de Luz Led, reduce los brotes, activa la curación de la piel , es antibacteriano y mejora la textura de la piel. ya que las luces  roja y azul tienen efectos antiinflamatorios y antibacterianos.
  • Aparatología como el Indiba cuyas ondas reduce el tamaño y la secreción de las gándulas sebáceas además de favorecer la formación de fibras de colágeno y elastina que mantiene un factor de hidratación natural de la piel en óptimas condiciones.

Tratamientos en casa

  • Una higiene constante y correcta: limpiar dos veces al día con los productos recomendados por tú técnico estético de confianza.
  • Hidratar y flexibilizar la piel con productos no comedogénicos prescritos y recomendados por tu técnico especialista.
  • No sobreexponer la piel al sol y si se hace elegir el protector solar, oil free, adecuado para tu tipo de piel con la recomendación del profesional estético.
  • Cuidar la alimentación llevando una dieta baja en grasas y rica en vitaminas, antioxidantes y nos ayudará a mantener la piel más sana y luminosa. Además una buena hidratación interna no ayuda a la eliminación de toxinas incluso es recomendable realizar puntualmente alguna dieta depurativa.
Ángela Rueda
Ángela Rueda
Hablar de medicina estética en Valencia es hablar de Ángela Rueda. Más de 35 años dedicada al sector en todas sus facetas, apasionada de la belleza, buscadora incansable de nuevos métodos que le permitan ampliar la visión de la belleza y el mundo. Pionera en entender la belleza como algo integral y holístico.

Comparte este artículo con tus amigos o familiares

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
DMCA.com Protection Status

Deja un comentario